Espacios naturales

 

Una de las principales características de esta comarca es su relieve accidentado, con laderas muy pronunciadas, surcadas transversalmente por estrechos y profundos valles, por los que discurren los ríos Lea y Artibai y sus afluentes. Estos ríos presentan una cuenca muy poco alterada que conserva un magnífico estado no en vano la del Lea se considera una de las más limpias de la costa de la C.A.P.V. En los tramos altos, algunas de cuyas riberas están bien conservadas, crecen alisos, fresnos, robles y avellanos.

Esta comarca ha sabido mantener las costumbres ancestrales y los modos de vida rural a través de generaciones que se suceden en los caseríos dispersos por toda su geografía. El paisaje natural de bosques dio lugar con la aparición de las ferrerías al paisaje de pastos y huertas tan característicos.

La importancia que algunos de los montes han tenido a lo largo de los siglos queda reflejado en la piedra utilizada en sus caseríos, fiel reflejo de ello es la característica arenisca utilizada en los caseríos entorno al monte Oiz y el famoso mármol de Markina obtenido de sus canteras.

Para obtener una inmejorable panorámica del interior y de la costa nada mejor que ascender los montes Kalamua, Iluntzar y Oiz. Este último, es el más alto de la comarca y el monte más joven de Bizkaia., es uno de los 5 montes bocineros de Bizkaia utilizado para las convocatorias de la Junta de Gernika y para avisar en caso de peligro en el Señorío. Actualmente es visible desde prácticamente toda la comarca debido al parque eólico situado en la cumbre.